Cuidados del drone en la playa

Cuidados del drone en la playa

Se acercan temporadas de vacaciones, donde los aplausos se los llevan las maravillosas fotos que subes a tus redes sociales. Amigos y familia mueren de ganas por estar en tu lugar y esas fotos se vuelven más espectaculares siendo tomadas desde el aire con un drone, una excelente manera de cambiar la perspectiva y darles un aspecto único.

Los siguientes consejos son bastante útiles para mantener en buen estado tu equipo, sobre todo en un ambiente tan hostil como la playa, y más si somos pilotos a los que nos gusta llevar nuestro drone al extremo.

Una de las faltas más comunes es intentar despegar el drone directamente sobre la arena.

Primero vamos a hablar de los motores, no abordaremos a fondo sobre el funcionamiento técnico, pero es necesario entender algunas cosas básicas. Los motores tienen en su interior imanes y bobinas, las cuales generan magnetismo de manera electrónica. Ahora imagina ¿qué pasaría si metes el drone completo en una tina llena de metales? saldría con pedacitos de distintos tipos adheridos a él, esto mismo puede llegar a pasar en la arena. Hay ocasiones en las que existen granos con propiedades metálicas, que aunque parezca no ser algo grave, lo es. Uno de los momentos más complicados son los de despegue o aterrizaje, ya que nuestro drone comienza a generar más viento con sus hélices provocando que el polvo alrededor o en este caso arena y granos magnéticos, se levanten, posibilitando que queden pegados a los imanes de los motores. Esto provocaría que los imanes no se muevan correctamente dentro de los motores, haciendo vuelos inestables o que alguno de los granos sea lo suficientemente grande para trabar el motor en movimiento, convirtiéndose en un completo riesgo de caída del drone en pleno vuelo.

Otro daño que puede causar es el desgaste de los imanes, debido al roce de los granos metálicos en su interior, provocando cambios en la composición del imán que, a su vez, provocará vuelos inseguros y accidentes.

Para realizar el despegue de manera correcta, te recomendamos llevar alguna lona o toalla grande y colocarla en la arena para impedir que, al despegue o aterrizaje del drone, se levante una nube de estos granos. En algunos sitios de internet puedes comprar "helipuertos" miniatura hechos con material de lona o vinil que funcionan excelente para esta tarea.

También se pueden usar cajas, pero deben ser estables para impedir que el drone se dé la vuelta, debe tener una superficie grande que le permita mantenerse sin riesgo a caer; por ejemplo despegar el Phantom 4 arriba de su caja original de embalaje.

Después de cada vuelo recomendamos utilizar aire comprimido (o si tienes acceso a un compresor de aire, mejor) para quitar cualquier elemento extraño como granos o polvo de nuestros motores. Esta tarea debemos realizarla con nuestro drone apagado, sin batería, sin hélices y deteniendo los motores para evitar accidentes.

Otra causa común de daño es la humedad de la playa.

Aunque en el mercado existen algunos drones que poseen características impermeables o incluso sumergibles, la mayoría de estos no soportan la humedad o climas lluviosos, provocando la generación de sarro en sus componentes, corrosión y en algunos casos extremos cortos circuitos. No, no es una exageración. Existen casos documentados donde las personas ni siquiera se dan cuenta, ya que la humedad está en el interior del drone, pero en algún momento todo empieza a fallar y si estas fallas ocurren en vuelo, tiene alto riesgo de caer.

Para evitarlo, debemos impedir a toda costa que el drone tenga contacto directo con el agua, no importa si es del mar, la alberca, la lluvia o cualquier otra. Al terminar cada vuelo te recomendamos utilizar aire comprimido para "sopletearlo" buscando quitar la humedad de lugares no visibles, por seguridad con el equipo apagado, sin batería y sin hélices. Debes hacerlo incluso después de su uso donde (aparentemente) nunca tocó el agua, la propia brisa del mar o vapores pueden hacer llegar agua a los lugares más ocultos del drone.

Otra de las faltas comunes es intentar despegar el drone desde el mar sobre una lancha o barcos pequeños, o desde vehículos en movimiento, una maniobra muy osada que causa muchos accidentes.

Tan solo como punto inicial, despegar de una superficie en constante movimiento es sumamente complicado. Imagina que apenas despega, la lancha o barco se mueven y el drone pega con sus hélices en el vehículo... tenemos alto riesgo de accidente.

Hablemos de algunas funcionalidades técnicas de los drones de gama media hacia arriba, por ejemplo DJI Spark, Mavic Air, Mavic o Phantom y muchos otros de diferentes marcas y modelos. Todos estos tienen tecnología que permite que el drone regrese al punto de despegue con el simple hecho de presionar un botón, cuando se quedan sin batería o pierden la conexión con el control remoto, para que este punto de despegue quede guardado, el drone debe permanecer inmóvil y encendido por lo menos un minuto antes de elevarlo, pero ¿qué sucede si nuestro punto de despegue nunca está quieto, como es el caso de una lancha o barco en el mar? Este punto puede no quedar guardado, o en caso de que logre guardarlo... ¿qué pasaría si presionamos el botón de regreso al punto de despegue, o peor aún, se está quedando sin batería y comienza el proceso automático de regreso? Probablemente, tu estarás a muchos metros de distancia en comparación del punto donde originalmente despegaste el drone, lo cual ocasionará que el drone intente aterrizar en el agua.

Aunque, también existe la opción de que el drone regrese a donde estemos nosotros (usando la ubicación GPS de nuestro teléfono) en lugar del punto de despegue original, hay ocasiones en las que la posición del teléfono no es tan precisa, a eso súmale que la lancha sigue en movimiento... la opción más viable parece ser: tomar el drone con la mano, y puede funcionar para un Phantom 4 si ya lo has hecho antes, pero para otros equipos como Mavic resulta una tarea casi imposible, debido a que los sensores de impacto impiden que el drone se acerque lo suficiente a nosotros para tomarlo. También su composición es un factor importante porque el riesgo de recibir un impacto de las hélices en nuestras manos es demasiado alto.

Por otro lado, aun cuando el barco pequeño haya quedado en el mismo lugar, intentar aterrizar en una superficie en movimiento será bastante complicado, más si el drone está en proceso automático de aterrizaje. En estos casos, basta que pegue con alguna baranda del barco, algún cable o cualquier otro elemento en su camino para que sufra un accidente.

La mejor recomendación es evitar, en lo posible, despegar de vehículos en movimiento. Si vas a realizarlo, elige hacerlo con equipos que tengan estructura para agarrarlos en vuelo como Phantom 4, no con Mavic.

Ahora pasemos al punto de las aves.

En casi todas las playas podemos encontrar distintos tipos de aves, y en su mayoría son celosas de su espacio aéreo. Imagina que en algún infortunado accidente el ave impacta al drone y este cae en el mar, la posibilidad de que siga funcionando después de esto es muy baja. Siempre trata de impedir un accidente con aves, primero para evitar herirlas y segundo para proteger tu equipo. Debemos tener especial cuidado en despegar en zonas alejadas de ellas, y aunque parezca raro, en el mar lo mejor sería volar nuestro drone a una altitud superior, ya que las aves por lo regular vuelan bajo en busca de comida.

También es importante tener en cuenta que en muchas playas existen actividades para los turistas y que implican el uso de espacios aéreos, desde un paseo en parapente con lancha, lanzamientos desde un avión en paracaídas, hasta actividades como kitesurf (paseo en tabla de surf con paracaídas), esto implica el uso de aviones pequeños, parapentes o paracaídas con cuerdas y demás cosas que pueden provocar impactos con nuestro drone. Yendo en orden, primero debemos prestar atención a los vuelos de aviones pequeños en la zona, porque aunque el despliegue de paracaidistas es muy alto, las pistas de despegue y aterrizaje pueden estar muy cerca de la playa, y a la velocidad a la que se desplazan estos aviones y por el tamaño del drone al ser poco visible, hay mucha posibilidad de impacto.

Es muy común querer seguir a personas en paseos en parapente con lanchas, pero en ocasiones hay correcciones de dirección bruscas por parte de la lancha y si el drone se encuentra muy cerca puede provocar accidentes.

Para evitarlo, procura no acercarte de más, ten en cuenta las velocidades del drone y de los elementos a seguir, pero sobre todo, ten responsabilidad al hacerlo para evitar a toda costa accidentes.

Artículo anterior Mejorar el alcance de tu drone
Siguiente artículo Tips para sacar fotografías con tu Dron DJI

Deja tu comentario

El comentario debe ser aprobado antes de ser publicado.

*Campos requeridos